martes, 24 de marzo de 2015

El hombre que dice la verdad, tarde o temprano es descubierto

OSCAR WILDE

24 de Marzo Día Internacional del Derecho a la Verdad y Aniversario del Asesinato de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

viernes, 20 de marzo de 2015

Matar el Chucho a Tiempo

Para la Ciudad que es imperio, todo lo que le conviene es justo
TUCÍDIDES

Saber perder es igual de importante que saber ganar, a veces se gana perdiendo y otras tantas se pierde ganando. Sin embargo  de la teoría a la práctica existe un gran trecho. La obsesión por el éxito, y el culto por los "exitosos" han propiciado que en el establishment se vea apenas como pecadillo menor torcer las reglas para hacer parecer como justo todo lo que nos conviene.

En el mundo del futbol, existe un personaje tan metafórico, que por momentos haría sonrojar al mismísimo Machiavelli. Hace pocos días. para no  ir más lejos, su equipo -el Chelsea- enfrentaba al PSG. Como de costumbre Mourinho comenzó su tarea de ablandamiento del  arbitro denunciando que el PSG era un equipo que jugaba "sucio", sin dejar de lado la eterna conspiración arbitral en contra de los equipos que él ha dirigido.

Esto es lo que en dialecto salvadoreño se conoce como "matar el chucho a tiempo", es decir si pierde, siempre puede culpar al árbitro, y por otra parte si el árbitro muerde al anzuelo, se sentirá tentado a pitarle todo al otro equipo - en este caso el PSG- y a ser más benévolo con el equipo de Mourinho. Tal como pudimos constatar, la estrategia mourinhesca funcionó en parte, ya que a la primera oportunidad el árbitro expulsó a un jugador del PSG, tras una falta que a los ojos de todo el mundo fue "leve". A pesar de todo, el Chelsea fue eliminado, y "Mou" que en esta  ocasión no podía culpar ni al árbitro, ni a la UEFA, ni a UNICEF (como lo hacía cuando perdía contra el Barcelona), se limitó a culpar a  sus jugadores. Los equipos con 10 jugadores juegan mejor que con 11, sentenció. Sobretodo si el Mister les ordena jugar como "ratones" diría Di Stefano.

Una jugada parecida hicieron los del partido que está más a la derecha en El Salvador (Dagoberto Gutierrez Dixit  que todos los partidos y casi todos los candidatos son de derecha). Durante buena parte de la campaña electoral se dedicaron a matar el chucho a tiempo, es decir a ablandar al árbitro (el TSE) denunciando fraude. No es de poca monta recordar que poco antes de las elecciones  se retorcieron las reglas del juego. Una vez iniciado el recuento, se lanzaron al unísono con su coro griego (ANEP, FUSADES, Aliados por la democracia, etc.)  exigiendo casi un recuento voto por voto para hacer valer  la voluntad popular.

Si perdemos es culpa del árbitro, y si ganamos es mérito mío, diría "Mou". Bueno, el hecho es que a la hora de definir el diputado 84, los del partido más a la derecha aparecieron exigiendo exactamente lo contrario que exigian al inicio del recuento, es decir ahora en lugar de exigir que abrieran las urnas y se hiciera un recuento voto por voto, presionaron en coro para pedir la anulación de actas, para bajarse al todavía diputado Douglas Avilés, en beneficio de uno de los "innombrables".

El pueblo ya habló, dicen los "speakers" del partido, mientras los "tamales" se cocinan a costa de los resíduos del CD. Uno de mis viejos  profesores decía que es interesante ver a la gente sin máscara (Oscar Wilde sostiene que solo con máscara se atreven a decir la verdad). La retórica prepotente de este proceso, me refresca la imagen de la derecha que yo recuerdo en los tiempos de los fraudes "al por mayor". Octavio Paz escribió que los vencedores jamás podrán ostentar la dignidad de los vencidos. Bueno al menos ese es el consuelo que le queda al todavía diputado Douglas Avilés.




sábado, 7 de marzo de 2015

Una historia de profesores

Hace casi cuarenta años, Yo estudiaba tercer ciclo de ingeniería eléctrica  en la UES, y de acuerdo al plan de estudios llegaba el momento de tomar el curso de mecánica de los sólidos, tan famoso como su profesor, el Chele Ávila.  El Ing. Ávila era un profesor clásico, si es que ha habido un clásico en este lugar. La mayoría de los que tomábamos el curso utilizábamos una versión levemente pirata del texto  de Beer y Johnston, editada por la sociedad de estudiantes de ingeniería. Por supuesto que no todos los estudiantes usaban esta versión. Los que se lo podían permitir, exhibían con orgullo sus libritos originales, con figuras a color.

Las clases tenían lugar en el  Auditórium   Miguel Mármol, y si mi memoria no me falla, era difícil sino imposible, dormirse durante las mismas, dada la combinación de recursos que manejaba el profesor. Los diagramas de cuerpo libre hechos con yeso eran casi obras de arte. El estilo desenfadado con el que presentaba las clases ilustraba de alguna manera su dominio de los temas. Pienso que pocos de los que estudiaron con él habrán podido olvidar su estilo jocoso de ilustrar el producto vectorial y el torque, entre otras cosas.

El curso, en el que básicamente, el estudiante se ve confrontado con la necesidad de aplicar las leyes de Newton, estaba considerado en su tiempo el primer gran colador para los estudiantes de las carreras de ingeniería. 1976 no fue la excepción, y después del primer examen -del cual todavía recuerdo el problema más complejo- ocurrió un levantamiento de los estudiantes que habían reprobado el parcial, como se conoce en la jerga universitaria de la UES a los exámenes. El líder de la intifada era un estudiante jurásico, al que llamaban "Capirucho".

El Chele Ávila negoció magistralmente con los insurrectos, se estableció una comisión negociadora -en la que el profesor tuvo el buen tino de lograr que también se incluyera a estudiantes que habían obtenido un buen resultado en el examen- y al final pudo convencer a todas las partes interesadas acerca de la conveniencia de dividir el curso en dos grupos. Con esta jugada maestra, los estudiantes que habían obtenido un buen resultado no perdían su primera nota; mientras que el resto tendría una segunda oportunidad.

Largo tiempo pasado desde entonces, y sin embargo recuerdo nítidamente que en las noches en que nos desvelábamos preparándonos para los exámenes, comenzaban a sonar las notas de "Bohemian Rapsody". Siempre asocié dicha canción con la época de Sólidos I. Es la pista de sonido con la que quiero recordar a un buen profesor, a una Universidad que ya no es, y sobretodo una época en la que nuestro país aún tenía la pretensión vana de vivir en una edad de la inocencia.




viernes, 6 de febrero de 2015

Los Otros

Esta semana hemos sido testigos de como se escribe la historia, lo hemos visto en directo y en alta definición. Sin embargo, para muchos la declaración del Papa tan solo oficializa lo que Nosotros ya sabíamos desde hace 35 años. El bueno de Facundo Cabral solía contar en sus recitales un diálogo de San Francisco de Asís con el Papa de su tiempo: ¿Que haces aquí dentro, si los pobres están allá afuera?

Desde los tiempos de San Francisco pasando por los tiempos de Monseñor hasta el día de hoy, el voto de pobreza ha sido causa de incomodidad en algunos círculos de poder dentro del Vaticano. Pero aunque nuestra historia no habla de ese tema, no es casualidad que el Papa actual haya decidido llamarse Francisco.

Ignacio Ellacuria escribió: "Con Monseñor Romero Dios pasó por El Salvador". Eso también ya lo sabíamos. Monseñor era un hombre bueno, si ha habido alguien bueno en este lugar (perdón por tomar prestadas estas palabras de Charly García). Para Nosotros, este lugar se refiere a El Salvador. Y si con eso no se llega a Santo, entonces pienso que ya sería hora de borrar a algunos de esa lista. Comenzando por algunos muy recientes.

En realidad lo que nos tiene aquí es la vida de los otros, algunos de los cuales fueron sorprendidos por la declaración papal y se vieron forzados a reciclar el casete un poco precipitadamente. De todas maneras hay que reconocer que algunos no tienen nada que envidiar al camaleón. De repente inclusive  el mas rabioso de los detractores de la figura de Monseñor, prefirió guardar un silencio más  que prudente, ya que si bien en el pasado efímero, anclado en los así llamados "principios y valores" pudo soportar toda la corriente en contra en nombre del nacionalismo, esta vez se trata de un sunami para el cual no hay anclas, ni principios, ni valores que valgan.

Que los políticos se reciclan tampoco es gran novedad. A nadie debería extrañar que el día de la beatificación acudan todos a la plaza del Salvador del Mundo para salir en la foto, incluyendo los que hasta hace muy poco todavía lanzaban de todo contra la figura de Monseñor.

En una entrevista reciente, decía Menotti que una de las enseñanzas fundamentales que recibió de su padre fue la importancia de reconocer en cada situación quienes son los buenos, y quienes son los malos. Y como muchas veces, aquellos que pensábamos que eran los buenos, al final terminan siendo otra cosa.

El Salvador es sin duda una sociedad muy dividida, y a muchos nos educaron no solo para esforzarnos en identificar al bueno y al malo; sino que en la mayoría de casos el chip (que nos instalaban) ya venía programado. El cuento es bien sencillo: como decirles a los tuyos -a esta altura del partido- que Monseñor Romero es el bueno, ya que si la historia va en esa dirección, Voldemort dentro de poco dejará de ser Innombrable.










martes, 27 de enero de 2015

Mozart



Este día se ha celebrado el aniversario del nacimiento de Mozart, uno de los grandes genios musicales de todos los tiempos -para muchos el más grande-. Pienso que si la humanidad tuviera un poco más de gratitud, esta fecha sería una de celebración universal, ya que millones y millones nos regocijamos a expensas de sus creaciones perfectas.






viernes, 9 de enero de 2015

Los innombrables no ríen

El ataque contra el semanario satírico Charlie Hebdo nos es el primero ni tampoco será el último de la historia sin fin de la Guerra de la intolerancia en contra de la irreverencia, especialmente la irreverencia del tipo que practicaban los caricaturistas del semanario, la cual no se diferencia mucho de la irreverencia que practicaba  Balzac, y que le valió el incómodo galardón de que sus escritos figurarán en la lista negra de libros prohibidos por la iglesia. "Si yo no me meto con la iglesia, ¿por qué se mete la iglesia conmigo?" - se lamentaba Balzac....... Y la lista es larga.

Tampoco se diferencia mucho de la historia de la muerte de los sacerdotes jesuitas en 1989, especialmente de Ignacio Ellacuria. Probablemente porque sus agresores o sus amos, temían más a las ideas de Ellacuria que a las armas de los insurgentes, y tenían razón: la pluma es más poderosa que la espada.  Y no hay pluma mas irreverente que la que desafía  abiertamente al poder (Para muestra su editorial  "A sus ordenes mi capital").

El mismo razonamiento llevó al ERP a ajusticiar a Roque Dalton, el más irreverente en la breve historia de la poesía nacional. Sin embargo, sus ex-camaradas no eran los únicos que no toleraban al poeta. En el texto "La segura mano de Dios", escrito a propósito  de la muerte del general Martínez, Roque cometió el pecado -para muchos- de hablar irreverentemente acerca de uno de los iconos de la historia salvadoreña del siglo XX. En fin, para ciertas mentes decir o escribir o dibujar ciertos temas es un tabú. A los que no respetan los tabúes, pues bueno es necesario "educarlos", y de paso educar al resto.  A nosotros nos educaron bien: todavía les tememos.

En la novela "El nombre de la Rosa" de Umberto Eco, llevada al cine por Jaques Annaud (de cuyo guón citamos un fragmento), en la que el personaje principal William de Baskerville descubre que la causa de una serie de asesinatos ocurridos dentro de una Abadía en pleno medioevo, es el descubrimiento del libro "Poética" de Aristóteles, el cual se suponía que nadie debería leer. A lo largo de la trama se narran un par de duelos verbales entre William y el Jorge el monje bibliotecario.  El eco de esos duelos sigue latente hasta nuestros días:

-Venerado hermano -dice Guillermo- hay muchos libros que hablan de comedia, por qué le preocupa este.
- Porque es de Aristóteles.
- ¿Por qué es tan inquietante la risa? -pregunta de Baskerville.
- La risa mata el temor. Y sin temor no puede haber fe. Porque sin temor al demonio, ya no hay necesidad de Dios -replica Jorge.
- Pero no eliminará la risa si elimina el libro.
-  No, eso es seguro. La risa seguirá recreando al hombre. Pero, ¿qué pasará si, por este libro ....  los hombres sabios dicen que es permitido reírse de todo? ¿Podemos reírnos de Dios? El mundo recaería en el caos. Por tanto me cercioro  que no se diga lo que no se debe decir.... Y me convierto en su tumba.

Hay cosas que no han cambiado mucho desde los tiempos que recrea Eco en su texto. En pleno siglo XXI todavía hay personajes innombrables, como el Voldemort de la saga Harry Potter, con la no tan pequeña diferencia de que nuestros innombrables no son ficción. ¿Podemos reírnos de Dios? Se pregunta el monje bibliotecario. Resulta evidente que los perpetradores de la masacre en Charlie Hebdo ya respondieron esa  pregunta.






martes, 6 de enero de 2015

Rosca de Reyes

Laura Esquivel, "Como Agua para Chocolate"

        Ingredientes

30    Gramos de levadura fresca
        Un kilo y 1/4 de harina
8      Huevos
        Una cucharada de sal
2      Cucharadas de agua de azahar
        Una y 1/2 tazas de leche
300  Gramos de azúcar
300  Gramos de mantequilla
250  Gramos de frutas cubiertas
         Un muñeco de porcelana

 Manera de hacerse:


"Con las manos, o utilizando un tenedor se desbarata la levadura en un cuarto de kilo de harina, agregándole poco a poco media taza de leche tibia. Cuando estén bien incorporados los ingredientes se amasan un poco y se dejan reposar en forma de bola, hasta que la masa crezca el doble de su tamaño....."